sábado, 8 de agosto de 2009

Los apartamentos “turísticos” o la picaresca compartida.

Veamos la problemática actual de los mal llamados apartamentos turísticos, al día de hoy, todos ello “fuera de ordenación”, o sanados por la propia ADMINISTRACIÓN URBANÍSTICA (AU) que sólo en el ámbito de Valdemarín, son los siguientes:

• “El Mirador Real”, c./ Viñas del Pardo 2 y 4 en Urbanización Monreal.
• “El Rincón del Pardo”, Avda. Valdemarín, 42 c/v a c./ Valdelinares,
• “El Pardo de Valdemarín”, c./ Darío Aparicio, s/n
• “El Hipódromo”, c./ Tapia de Casariego, 10 c/v Dario Aparicio y Avda. Valdemarín.

Se originan por un decreto de la AU, que se puede interpretar como una forma encubierta de obviar las Normas Urbanísticas (NNUU), que impedían la construcción de vivienda colectiva en la zona, favoreciendo intereses particulares. Este discutible e irregular decreto, ha dado lugar a numerosos fraudes de Ley, al permitir la AU su uso como vivienda permanente, inclusive su segregación y venta. Una vez constatadas las dificultades por las numerosas denuncias y pleitos surgidos de esta picaresca, a la administración no le quedó otra salida que suspender la concesión de licencias.

Otro decreto, de fecha 14 de Enero de 1994, estableció las condiciones a cumplir por los titulares de licencias de nueva edificación, relativas al uso de hospedaje, exclusivamente en la categoría de apartamento para turistas (epígrafe 663 de la CNAE), previas a la concesión de la Licencia de Funcionamiento.

Estos requisitos son :
1. Inscripción en el Registro como uso de hospedaje.
2. Justificante de que la gestión se realizará bajo una sola unidad empresarial.
3. Justificante de la clasificación turística expedida por la Dirección General de Turismo de la CAM.
4. Alta en el Impuesto de Actividades Económicas.

A pesar de todo ello, los apartamentos turísticos han venido funcionando como viviendas permanentes, sin cumplir dichos requisitos en claro fraude de Ley, ante la pasividad de la administración urbanística. Es obvio que para el aparente propietario, en “buena fe” , de estas viviendas, los requisitos no son fáciles de cumplir. La incógnita pendiente es si la administración urbanística y/o de justicia (trabajo para la Fiscalía de Medio Ambiente y Urbanismo) debe girar la cabeza sobre este caos, permitiendo su legalización con el consiguiente premio para los infractores, o más bien proceder al restablecimiento de la situación anterior a la vulneración.

sábado, 23 de mayo de 2009

Los Valdemarines un urbanismo a la carta, más alta.

La vivienda “Unifamiliar aislada”, característica de la Norma Zonal 8 Grado 1º Nivel a, del PG de 1997 (uso cualificado característico) se ha entremezclado, sin criterio alguno, con diversas otras Normas Zonales (3.1º, 5.3º, 7.3º o C.B.D., 7.2º.e, etc.) generadas por recalificaciones con motivo de la M-40, por a c t u a c i o n e s “planificadas” para sanar ilegalidades, como el edificio Levitt- Valdemarín, o por “fraudes de ley” como los a p a r t a m e n t o s turísticos, u por otros “motivos”, siendo el 80% de las viviendas existentes de “Edificación en Baja Densidad” (C.B.D.) que coincide con una tipología de edificación aislada y un uso cualificado residencial colectivo, que aparece graficado con el código de la zona 7 en su grado 3º, en el PG. Las tipologías existentes en el momento actual van desde la casa unifamiliar aislada, de hasta 750m2 (villas) o más a “loft” de 44m2, pasando por chales pareados, chales adosados o en hilera, pisos, apartamentos, apartamentos turísticos, a p a r t a m e n t o s para mayores, estudios, ... etc. predominando mayoritariamente la “Edificación en Baja Densidad” (C.B.D.) con más de 3.322 viviendas, aproximadamente el 80% de las existentes al día de hoy.